Alzheimer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurológico de origen incierto que se caracteriza por una pérdida progresiva de la memoria y del comportamiento aprendido. Los pacientes con enfermedad de Alzheimer también son propensos a sufrir de depresión, agitación y pérdida de apetito, entre otros síntomas. No hay tratamientos o medicamentos aprobados disponibles para detener la progresión de la EA.

Si bien aún es controvertida, una teoría ampliamente aceptada sobre el origen de la enfermedad de Alzheimer es que la deposición de proteína β-amiloide (Aβ) en regiones específicas del cerebro conduce a respuestas inflamatorias localizadas, lo que sumado a la acumulación de otra proteína (proteína tau) forman placas de deposición que finalmente dan lugar a una muerte neuronal con la consiguiente pérdida de sinapsis funcionales y cambios en los niveles de los neurotransmisores. Se cree que estos procesos dan lugar a los síntomas asociados a la enfermedad, tales como déficit de memoria, alteraciones cognitivas y motoras.

Una revisión de la literatura científica reciente indica que la terapia de cannabinoides puede proporcionar alivio sintomático a los pacientes que sufren de EA y también moderar la progresión de la enfermedad.

Estudios pre-clinicos: Cannabinoides y EA.

Existe cierta evidencia que sugiere un papel para el sistema endocannabinoide en la EA [1]. Un estudio in vivo (en animales) informó de una elevación en los niveles del endocannabinoide 2-araquidonoilglicerol (2-AG) en respuesta a la administración intracerebral de un  péptido específico para inducir la EA [2]. Otro estudio pre-clínico sugiere que el sistema endocannabinoide protege contra la excitotoxicidad (proceso por el cual las neuronas son dañadas y destruidas), el estrés oxidativo y la inflamación, todos eventos patológicos claves asociados con el desarrollo de EA [3]. También, investigadores informaron que la administración intracerebral de un cannabinoide sintético (WIN 55.212-2) previene el deterioro cognitivo y disminuye la neurotoxicidad en ratas inyectadas con proteína β-amiloide (proteína que se cree induce la EA). También se encontró que adicionalmente los cannabinoides sintéticos redujeron la inflamación asociada con la enfermedad de Alzheimer en tejido cerebral humano en cultivo. “Nuestros resultados indican que los receptores cannabinoides son importantes en la patología de la EA y que los cannabinoides tienen éxito en la prevención del proceso neurodegenerativo que ocurre en la enfermedad” concluyeron los investigadores [4].

Algunos investigadores sugieren que el THC podría unirse e inhibir una enzima (acetilcolinestereasa Ach) previniendo la formación de las placas. Los autores de este estudio señalan que en comparación a los fármacos actualmente prescritos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, el THC es un inhibidor considerablemente superior de la agregación de Aβ (proceso que induce la EA). “El THC y sus análogos pueden proporcionar una mejor opción terapéutica para la enfermedad de Alzheimer así como para tratar simultáneamente los síntomas y la progresión de la enfermedad” [5]. Igualmente, estudios in vitro sugieren que el CBD (cannabidiol) puede tener efecto neuroprotector, anti-oxidante, y anti-apoptótico (anti muerte celular) [6, 7]

Estudios clínicos: Cannabinoides y síntomas de la EA.

Hay muy pocos estudios clínicos de cannabis o cannabinoides en el tratamiento de la EA. Sin embargo, un estudio de 6 semanas con 12 pacientes que sufrían de demencia debido al Alzheimer informó que 5 mg de dronabinol (THC sintético) al día se asoció con una disminución de la conducta perturbada, así como una mejora en la ganancia de peso y disminución de los sentimientos negativos en pacientes con EA. Igualmente, se notificaron reacciones adversas, tales como fatiga, somnolencia y euforia (presumiblemente no deseada) en los pacientes tratados con dronabinol [8]. Otro estudio abierto de seis pacientes sugiere que una dosis de 2,5 mg dronabinol por la tarde redujo la agitación y la actividad motora nocturna en pacientes con demencia severa debido al Alzheimer [9]. En un caso-informe, un paciente que sufre de demencia por Alzheimer que había sido tratado sin éxito con al menos 5 medicamentos (para controlar la agresividad) fue tratado finalmente con nabilona (otro cannbinoiode sintético), inicialmente 0,5 mg a la hora de acostarse, y luego dos veces por día, con inmediata reducción en la severidad de la agitación y la insubordinación y una eventual mejora de varios síntomas de comportamiento después de seis semanas de tratamiento continuo [10]. No está claro si los efectos beneficiosos observados en estos tres estudios están relacionados con los efectos sedantes del THC o a otro mecanismo dependiente de cannabinoides.

También vale la pena señalar que un estudio transversal informó que el uso prolongado de cannabis ingerido o inhalado se asoció con un peor rendimiento en varios dominios cognitivos (por ejemplo, la velocidad de procesamiento de información, la memoria de trabajo, la función ejecutiva y la percepción visoespacial en pacientes con esclerosis múltiple [11]. Por tanto, efectos adversos similares se podrían esperar en el contexto de la demencia por Alzheimer.

A pesar de los buenos resultados observados en los ensayos pre-clínicos, no se puede concluir que la terapia de cannabinoides es completamente efectiva en el tratamiento de la EA. En el 2009, una revisión de los artículos publicados sobre el uso de cannabinoides para el tratamiento de la demencia concluyó que no había pruebas suficientes para sugerir que los cannabinoides son eficaces en la mejora de  la alteración de la conducta, en la demencia o en el tratamiento de otros síntomas de esta, señalando que se necesitan más ensayos doble ciego controlados con placebo para determinar si los cannabinoides son clínicamente eficaces [12]. Sin embargo, un estudio anterior de 1997 observó una mejora en la ganancia de peso y disminución de los sentimientos negativos en pacientes con EA que utilizaron un medicamento análogo sintético del cannabis [8].

 

Referencias

1. Benito, C., Núñez, E., Pazos, M. R., Tolón, R. M., & Romero, J. (2007). The endocannabinoid system and Alzheimer’s disease. Molecular neurobiology,36(1), 75-81.

2. Van der Stelt, M. et al. (2006). Endocannabinoids and β-amyloid-induced neurotoxicity in vivo: effect of pharmacological elevation of endocannabinoid levels. Cellular and Molecular Life Sciences CMLS, 63(12): 1410-1424.

3. Noonan , J, Tanveer R, Klompas A, Gowran A, McKiernan J, Campbell VA. Endocannabinoids prevent beta-amyloid-mediated lysosomal destabilization in cultured neurons. J Biol Chem, 2010, 285:3854338554.

4. Ramírez, B. G., Blázquez, C., del Pulgar, T. G., Guzmán, M., & de Ceballos, M. L. (2005). Prevention of Alzheimer’s disease pathology by cannabinoids: neuroprotection mediated by blockade of microglial activation. The Journal of Neuroscience, 25(8), 1904-1913.

5. Eubanks, L. M., Rogers, C. J., Beuscher IV, A. E., Koob, G. F., Olson, A. J., Dickerson, T. J., & Janda, K. D. (2006). A molecular link between the active component of marijuana and Alzheimer’s disease pathology. Molecular pharmaceutics, 3(6), 773-777.

6. Iuvone, T., Esposito, G., Esposito, R., Santamaria, R., Di Rosa, M., & Izzo, A. A. (2004). Neuroprotective effect of cannabidiol, a non‐psychoactive component from Cannabis sativa, on β‐amyloid‐induced toxicity in PC12 cellsJournal of neurochemistry, 89(1), 134-141.

7. Booz, G. W. (2011). Cannabidiol as an emergent therapeutic strategy for lessening the impact of inflammation on oxidative stress. Free Radical Biology and Medicine, 51(5), 1054-1061.

8. Volicera, L., Stelly, M., Morris, J., Mclaughlin, J. & Volicer, B. J. (1997). Effects of dronabinol on anorexia and disturbed behavior in patients with Alzheimer’s disease. International Journal of Geriatric Psychiatry, 12, 913-919.

9. Walther, S., Mahlberg, R., Eichmann, U., & Kunz, D. (2006). Delta-9-tetrahydrocannabinol for nighttime agitation in severe dementiaPsychopharmacology, 185(4), 524-528.

10. Passmore, M. J. (2008). The cannabinoid receptor agonist nabilone for the treatment of dementia-related agitation. Int.J.Geriatr.Psychiatry. 23: 116-117.

11. Honarmand, K., Tierney, M. C., O’Connor, P., & Feinstein, A. (2011). Effects of cannabis on cognitive function in patients with multiple sclerosis. Neurology,76(13), 1153-1160.

12. Krishnan, S., Cairns, R., & Howard, R. (2009). Cannabinoids for the treatment of dementia. The Cochrane Library.

1 Response

  1. ezequiel campos dice:

    Buenas tardes.quisiera saver como se administra en un paciente con demencia,el aceite de canabis?desde ya,muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>