Esclerosis Múltiple

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Informes clínicos y reportes informales que señalan la capacidad de los cannabinoides para reducir los síntomas relacionados con la esclerosis múltiple (EM), como el dolor, la espasticidad, la depresión, la fatiga, y la incontinencia son abundantes en la literatura científica [1-12]. Podríamos decir, que la investigación de cannabis y cannabinoides en relación a la EM es de las más activas y por tanto donde existe un mayor número de resultados prometedores.

Algunos estudios, tanto en pacientes que sufren de esclerosis múltiple y en modelos animales de la enfermedad, sugieren que el trastorno se asocia con cambios en los niveles de endocannabinoides, encontrándose menor cantidad de estos cannabinoides endógenos en las personas que sufren de la enfermedad y aumentando su concentración durante los brotes, sugiriendo que los cannabinoides juegan un rol importante en el desarrollo de esta enfermedad [13-16].

1. Disfunción motora, espasticidad, temblor y dolor.

Estudios preclínicos en diferentes especies animales, sugieren que los cannabinoides mejoran los signos de disfunción motora (problemas de movimiento y coordinación) en modelos experimentales de esclerosis múltiple [17]. En otro estudio, los animales afectados tratados con THC bien no tenían signos clínicos de la enfermedad o mostraron signos clínicos leves con retraso en su inicio, también los animales tratados tenían una marcada reducción en la inflamación del tejido del sistema nervioso central  en comparación con los animales no tratados [18].

Un estudio clínico publicado en el  2006 realizado con 167 pacientes con EM reportaron que el uso de extractos de cannabinoides obtenidos a partir de plantas enteras, alivian síntomas como el dolor, la espasticidad e incontinencia de la vejiga durante un período prolongado de tratamiento (la duración media de los participantes en el estudio  fue de 434 días) sin necesidad de aumento de la dosis [19]. Otro ensayo de dos años de extensión publicado el 2007 también informó que la administración de extractos de cannabis se asoció con reducciones a largo plazo en el dolor neuropático en algunos pacientes con EM [20]. Posteriormente en 2010, investigadores reportaron que inhalar cannabis redujo significativamente la intensidad del dolor y la espasticidad en pacientes con EM en un ensayo clínico aleatorizado y controlado con placebo. Llegaron a la conclusión de que “el cannabis fumado fue superior al placebo en la reducción de la espasticidad y el dolor en pacientes con EM y proporciona algún beneficio más allá del tratamiento prescrito” [21]. En el 2012 un nuevo ensayo (aleatorizado y controlado con placebo) con cannabis inhalado, que involucraba pacientes con EM que no respondían a la terapia convencional proporcionó resultados similares,  los investigadores concluyeron que “el cannabis fumado era superior al placebo en la reducción de los síntomas y del dolor en pacientes con espasticidad resistente al tratamiento” [22]. Por tanto, no es sorprendente que pacientes con esclerosis múltiple suelan informar que utilizan cannabis [23].

2. Inmunomodulación, neuroprotección y progresión de la enfermedad.

Aunque una gran cantidad de evidencia sugiere que los cannabinoides ejercen efectos inmunosupresores, que podrían ser beneficiosos en enfermedades como la EM, gran parte de esta información proviene de estudios pre-clínicos en los que los niveles de cannabinoides dados a los animales probablemente exceden a las que normalmente se administra a los pacientes [24]. Por lo tanto, se cree que los efectos beneficiosos de los cannabinoides es más probable que procedan de sus propiedades neuroprotectoras en lugar de sus características inmunosupresoras [24-26]. Sin embargo, investigadores también han informado de que la administración de THC oral puede estimular la función inmunológica en pacientes con EM. Señalando que estos resultados sugieren que los cannabinoides potencialmente podrían modificar la enfermedad [27].

Otros estudios sugieren que los cannabinoides también pueden inhibir la progresión de la EM además de retardar la progresión de los síntomas. En 2003, investigadores informaron que la administración de un cannabinoide sintético (WIN 55,212-2) proporciona “neuroprotección significativa” en un modelo animal afectado por EM. “Los resultados de este estudio son importantes porque sugieren que, además del manejo de los síntomas, el cannabis también puede ralentizar los procesos neurodegenerativos que finalmente conducen a la discapacidad crónica en la esclerosis múltiple y, probablemente, otras enfermedades”, concluyeron los investigadores [28]. Posteriormente investigadores españoles reportaron hallazgos similares, documentando que “el tratamiento de ratones con EM con un activador cannabinoide (WIN55,512-2) redujo su discapacidad neurológica y la progresión de la enfermedad” [29].

3. Encuestas

En el Reino Unido, el 43% de los pacientes con EM informó haber experimentado con cannabis en algún momento, y el 68% de esta población lo utilizó para aliviar los síntomas de la EM [30]. En Alberta (Canadá) en el año 2000, la prevalencia del uso medicinal de cannabis entre pacientes que buscan tratamiento para la EM fue de un 16%, con un 43% de los encuestados indicando que habían consumido cannabis en algún momento de su vida [31]. Mientras que el 14% de personas con EM encuestadas el 2002 en Nueva Escocia informó del uso de cannabis con fines médicos y un 36% señaló haber usado cannabis para cualquier propósito [32]. Los pacientes con EM informaron del uso de cannabis para controlar síntomas como la espasticidad y el dolor crónico, así como la ansiedad y/o depresión, también reportaron mejoras en el sueño [31,32]. Las dosis de cannabis fumado reportada por estos pacientes variaron de unas pocas bocanadas a 1 g o más a la vez [32].

Actualmente la Academia Americana de Neurología apoya la marihuana medicinal como una opción de tratamiento para los pacientes con EM. Publicado en el 2014, un reporte sobre terapias complementarias típicamente usadas cuando los tratamientos convencionales fallan, señala que el cannabis parece ser la terapia que muestra el potencial más fuerte [33]. Efectivamente, en la actualidad se receta el medicamento Sativex (un preparado farmacéutico derivado del cannabis con presencia de THC  y CBD) a muchos pacientes en EE.UU y Europa para tratar los síntomas derivados de la esclerosis múltiple.

Esclerosis Lateral Amiotrófica

Aunque es otro tipo de esclerosis, la ELA también es una enfermedad del Sistema Nervioso Central degenerativa de tipo neuromuscular. Se origina cuando unas células del sistema nervioso llamadas motoneuronas disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, provocando una parálisis muscular progresiva de pronóstico mortal: en sus etapas avanzadas los pacientes sufren una parálisis total que se acompaña de una exaltación de los reflejos tendinosos.

Existe evidencia pre-clínica que implican el sistema endocannabinoide en la progresión de ELA  en modelos de ratón de la enfermedad, y bajo ciertas condiciones los cannabinoides han demostrado retrasar la progresión de la enfermedad modestamente y prolongar la supervivencia en estos modelos animales [34,35]. Un informe señala que el uso de cannabis hizo que disminuyeran calambres y fasciculaciones en pacientes con ELA que lo consumían fumado o bebían té de cannabis, con hasta un 10% de estos pacientes que utilizan marihuana para el control de síntomas [36].

Lesión de la médula espinal (o enfermedad de la médula espinal)

Estudios pre-clínicos en animales sugieren que la lesión de la médula espinal provoca cambios en la actividad del sistema endocannabinoide, y que los agonistas del receptor cannabinoide pueden aliviar el dolor neuropático asociado con lesiones de la médula espinal [37-39]. Sin embargo, existe información clínica limitada respecto al uso de los cannabinoides para tratar los síntomas asociados con la lesión de la médula espinal, como el dolor, la espasticidad, espasmos musculares, incontinencia urinaria y dificultad para dormir.

Estudios doble ciego, cruzados controlados con placebo de un extracto oral de THC  y/o THC:CDB (Sativex®) sugirió mejoras modestas en el dolor, espasticidad, espasmos musculares, y la calidad del sueño en pacientes con lesión de la médula espinal [40,41]. Otro estudio doble ciego, aleatorizado contrrolado con placebo, mostró una mejora estadísticamente  significativa en las puntuaciones de la espasticidad en pacientes con lesión de la médula espinal [42]. Una más reciente estudio doble ciego, controlado con placebo, cruzado usando nabilona (cannabinoide sintético) también mostró una mejora en la espasticidad en comparación con placebo en pacientes con lesión de la médula espinal [43].

La vigente Regulación del Acceso a Marihuana Médica (MMAR, por sus siglas en inglés, sistema que da acceso a marihuana de calidad controlada para uso medicinal en Canada) permite el uso de marihuana seca en el contexto de fuertes dolores y espasmos musculares persistentes asociados con la esclerosis múltiple y lesión de la médula espinal o enfermedad de la médula espinal en pacientes que o bien no se han beneficiado, o no se consideraría que obtendría beneficio de los tratamientos convencionales [44].

 

Referencias.

1. Chong et al. (2006). Cannabis use in patients with multiple sclerosis. Multiple Sclerosis 12: 646-651.

2. Rog et al. (2005). Randomized, controlled trial of cannabis-based medicine in central pain in multiple sclerosis.Neurology 65: 812-819.

3. Wade et al. (2004). Do cannabis-based medicinal extracts have general or specific effects on symptoms in multiple sclerosis? A double-blind, randomized, placebo-controlled study on 160 patients. Multiple Sclerosis 10: 434-441.

4. Brady et al. (2004). An open-label pilot study of cannabis-based extracts for bladder dysfunction in advanced multiple sclerosis. Multiple Sclerosis 10: 425-433.

5. Vaney et al. (2004). Efficacy, safety and tolerability of an orally administered cannabis extract in the treatment of spasticity in patients with multiple sclerosis: a randomized, double-blind, placebo-controlled, crossover study.Multiple Sclerosis 10: 417-424.

6. Zajicek et al. (2003). Cannabinoids for treatment of spasticity and other symptoms related to multiple sclerosis: multicentre randomized placebo-controlled trial. The Lancet 362: 1517-1526.

7. Page et al. (2003). Cannabis use as described by people with multiple sclerosis. Canadian Journal of Neurological Sciences 30: 201-205.

8. Wade et al. (2003). A preliminary controlled study to determine whether whole-plant cannabis extracts can improve intractable neurogenic symptoms. Clinical Rehabilitation 17: 21-29.

9. Consroe et al. (1997). The perceived effects of smoked cannabis on patients with multiple sclerosis. European Journal of Neurology 38: 44-48.

10. Meinck et al. (1989). Effects of cannabinoids on spasticity and ataxia in multiple sclerosis. Journal of Neurology236: 120-122.

11. Ungerleider et al. (1987). Delta-9-THC in the treatment of spasticity associated with multiple sclerosis. Advances in Alcohol and Substance Abuse, 7: 39-50.

12. Denis Petro. (1980). Marijuana as a therapeutic agent for muscle spasm or spasticity. Psychosomatics 21: 81-85

13. Baker, D. and others. (2000). Cannabinoids control spasticity and tremor in a multiple sclerosis model. Nature. 404: 84-87.

14. Centonze, D. and others. (2007). The (endo)cannabinoid system in multiple sclerosis and amyotrophic lateral sclerosis. Int.Rev.Neurobiol. 82: 171-186.

15. Di Filippo, M. and others. (2008). Abnormalities in the cerebrospinal fluid levels of endocannabinoids in multiple sclerosis. J.Neurol.Neurosurg.Psychiatry. 79: 1224-1229.

16. Jean-Gilles, L. and others. (2009). Plasma endocannabinoid levels in multiple sclerosis. J.Neurol.Sci. 287: 212-215.

17. Pertwee, R. G. (2002). Cannabinoids and multiple sclerosis. Pharmacology & therapeutics, 95(2), 165-174.

18. Lyman, W. D., Sonett, J. R., Brosnan, C. F., Elkin, R., & Bornstein, M. B. (1989). Δ 9-Tetrahydrocannabinol: a novel treatment for experimental autoimmune encephalomyelitis. Journal of neuroimmunology, 23(1), 73-81.

19. Wade et al. (2006). Long-term use of a cannabis-based medicine in the treatment of spasticity and other symptoms of multiple sclerosis. Multiple Sclerosis 12: 639-645.

20. Rog et al. (2007). Oromucosal delta-9-tetrahydrocannabinol/cannabidiol for neuropathic pain associated with multiple sclerosis: an uncontrolled, open-label, 2-year extension trial. Clinical Therapeutics 29: 2068-2079.

21. Jody Corey-Bloom. (2010). Short-term effects of cannabis therapy on spasticity in multiple sclerosis. In: University of San Diego Health Sciences, Center for Medicinal Cannabis Research. Report to the Legislature and Governor of the State of California presenting findings pursuant to SB847 which created the CMCR and provided state funding

22. Corey-Bloom et al. (2012). Smoked cannabis for spasticity in multiple sclerosis: a randomized, placebo-controlled trial. CMAJ 10: 1143-1150.

23. Clark et al. (2004). Patterns of cannabis use among patients with multiple sclerosis. Neurology 62: 2098-2010.

24. Croxford, J. L. and others. (2008). Cannabinoid-mediated neuroprotection, not immunosuppression, may be more relevant to multiple sclerosis. J.Neuroimmunol. 193: 120-129.

25. Baker, D., Jackson, S. J., and Pryce, G. (2007). Cannabinoid control of neuroinflammation related to multiple sclerosis. Br.J.Pharmacol. 152: 649-654.

26. Sanchez, A. J. and Garcia-Merino, A. (2011). Neuroprotective agents: Cannabinoids. Clin.Immunol. 142: 57-67.

27. Killestein et al. (2003). Immunomodulatory effects of orally administered cannabinoids in multiple sclerosisJournal of Neuroimmunology 137: 140-143.

28. Pryce et al. (2003). Cannabinoids inhibit neurodegeneration in models of multiple sclerosis. Brain 126: 2191-2202.

29. de Lago et al. (2012). Cannabinoids ameliorate disease progression in a model of multiple sclerosis in mice, acting preferentially through CB(1) receptor-mediated anti-inflammatory effects. Neuropharmacology [E-pub ahead of print]

30. Chong et al. (2006). Cannabis use in patients with multiple sclerosis. Multiple Sclerosis 12: 646-651.

31. Page, S. A., and others. (2003). Cannabis use as described by people with multiple sclerosis. Can.J.Neurol.Sci. 30: 201-205.

32. Clark, A. J. and others. (2004). Patterns of cannabis use among patients with multiple sclerosis. Neurology. 62: 2098-2100.

33. Yadav, V., et al. (2014). Summary of evidence-based guideline: Complementary and alternative medicine in multiple sclerosis Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 82(12), 1083-1092.

34. Rossi, S., Bernardi, G., and Centonze, D. (2010). The endocannabinoid system in the inflammatory and neurodegenerative processes of multiple sclerosis and of amyotrophic lateral sclerosis. Exp.Neurol. 224: 92-102.

35. Scotter, E. L., Abood, M. E., and Glass, M. (2010). The endocannabinoid system as a target for the treatment of neurodegenerative disease. Br.J.Pharmacol. 160: 480-498.

36. Amtmann, D. and others. (2004). Survey of cannabis use in patients with amyotrophic lateral sclerosis. Am.J.Hosp.Palliat.Care. 21: 95-104.

37. Garcia-Ovejero, D. and others. (2009). The endocannabinoid system is modulated in response to spinal cord injury in rats. Neurobiol.Dis. 33: 57-71.

38. Hama, A. and Sagen, J. (2007). Antinociceptive effect of cannabinoid agonist WIN 55,212-2 in rats with a spinal cord injury. Exp.Neurol. 204: 454-457.

39. Hama, A. and Sagen, J. (2009). Sustained antinociceptive effect of cannabinoid receptor agonist WIN 55,212-2 over time in rat model of neuropathic spinal cord injury pain. J.Rehabil.Res.Dev. 46: 135-143.

40. Maurer, M., Henn, V., Dittrich, A., and Hofmann, A. (1990). Delta-9-tetrahydrocannabinol shows antispastic and analgesic effects in a single case double-blind trial. Eur.Arch.Psychiatry Clin.Neurosci. 240: 1-4.

41. Wade, D. T., Robson, P., House, H., Makela, P. and others. (2003). A preliminary controlled study to determine whether whole-plant cannabis extracts can improve intractable neurogenic symptoms. Clin.Rehabil. 17: 21-29

42. Hagenbach, U., Luz, S., Ghafoor, N., Berger, J. M. and others. (2007). The treatment of spasticity with Delta9-tetrahydrocannabinol in persons with spinal cord injury. Spinal Cord. 45: 551-562.

43. Pooyania, S., Ethans, K., Szturm, T., Casey, A. and others. (2010). A randomized, double-blinded, crossover pilot study assessing the effect of nabilone on spasticity in persons with spinal cord injury. Arch.Phys.Med.Rehabil. 91: 703-707.

44. Minister of Justice, Government of Canada. Marihuana Medical Access Regulations. 2011.

1 Response

  1. doris lambrecht dice:

    hola, soy de lima – perú…diagnosticada con esclerosis multiple secundaria progresiva, sin brotes o recaidas en el 2005. hace 4 años estoy postrada. tengo fuerte dolor a la cadera desde hace 3 años aprox, hace 4 años estoy postrada y empiezo a tener problemas con el habla. me parece que el extracto de hierbas de marihuana en gotas podría beneficiarme….tú qué opinas? lo vendes?, cuál es su precio?. espero tu respuesta lo antes posible. muchas gracias. doris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>